viernes, 7 de octubre de 2011

Carta a una Luna en Leo

Qué carcel te encierra bajo el nombre de "dignidad". Qué difícil cuando tengo que tener cuidado en cómo te hablo, en cómo te pido algo, cómo te miro. Todo te lo deben, estamos obligados a darte lo que necesitas, por el simple hecho de que ...  te queremos.
Pero no puede haber límites para vos, eso sería una falta de respeto a tu persona...  (tu ser más pequeño, que cree que es toda tu persona, mejor dicho).
Un "no" es una humillación. Reconocer que necesitás? Eso jamás!
Que  limitado es no poder hacerse cargo de los errores... siempre es el otro el culpable. Vos, imposible, si sos Su Alteza Real.
Y el resto? Dejo una puerta abierta para que entres, trato de que veas que tu orgullo herido es solo eso, ego dependiente, que no te deja libre para ver quien tenes a tu alrededor.Que no hay tal orgullo, que no vale la pena, que  ser "digno" es otra cosa: es abrirse, trascender tus propias opiniones para valorar la de los otros, dejar pasar las ofensas involuntarias, si es que las hubo. Eso es grandeza. No escudarte detrás de tu vanidad tratando a  la gente como indignos de vos......Pero......  Si me ofendo, entro en tu juego. Lo pequeño no te deja ver lo grande. Como no sos reina para mí, será que no valgo nada para vos?
La zorra de la fábula de las uvas... tendria la Luna en Leo, seguro.

2 comentarios:

  1. Desde luego,yo me he enamorado dos veces en la vida,y en las dos los sujetos tienen la luna en leo. Son cálidos, pero a veces resultan insufribles porque ellos nunca se equivocan. Yo en cambio tengo una luna en virgo.
    magnífico blog!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Aurora, gracias por tu comentario. Me imagino lo que debe sentir una luna en virgo frente al engreimiento de una luna leonina- A veces eso hace que nos olvidemos lo cálidos que son... ... ¿son cálidos o son expresivos? Creo más lo último.

      Eliminar